31 ago. 2011

Los niños lloran de noche

Hace años, en una de las primeras acampadas que realicé junto a mis amigos de instituto, a la costa norte de Tenerife, en el Barranco de Masca, nos ocurrió un hecho espeluznante.

Cuando cayó la noche y nos iluminaba solamente la luz de las linternas, comenzamos a escuchar llantos de niños. Unas veces, lejanos; otras, parecían acercarse, lloriquear a nuestras espaldas y furtivos volverse a marchar.

Estuvimos un buen rato intentando calmarnos y comprender lo que pasaba. No éramos especialmente cobardes, pero aquello no tenía explicación. Eran llantos y sonaban por doquier, iban y venían, se callaban y volvían a comenzar...

Estuvimos un buen rato, intentando cazar con el haz de luz de las linternas a aquellos pobrecitos que por alguna maldición debían andar llorando encerrados en los valles oscuros desde tiempos ancestrales. Necesitábamos buscarle una explicación a tan tremendo misterio...

No sé qué habría pasado si realmente hubiésemos localizado algún niño a nuestro alrededor. Tal vez habríamos subido el escarpado barranco en tiempo récord y no hubiésemos vuelto nunca más a aquel lugar o nos hubiese dado un patatús y allí mismo nos hubiésemos quedado petrificados.

Lo cierto es que, en una de las maniobras de localización, una de las linternas descubrió algo que se desplazaba por el aire. Luego otra volvió a captar movimiento junto al acantilado. Así, varias veces hasta que, en una de estas ocasiones pudimos comprobar que, el motivo de nuestra ansiedad era un ave.

Cuando volvimos a casa, preguntamos hasta que le pusimos nombre a aquella que tanto miedo nos causó: pardela cenicienta. Un ave diseñada para dejarse llevar por el viento, que atraviesa los océanos acariciando las olas con la punta de sus alas, que salvo el tiempo de cría, pasa el año en alta mar jugando con las olas y sumergiéndose para capturar pequeños peces. Posiblemente uno de los animales con más "cara de buena gente" que existe en el planeta. Un ave, que posee un peculiar canto que, si no lo has escuchado nunca, podría recordarte al llanto de un niño, un quejido o lo que desde entonces nos hace reír: guaña, guañaaa guaña...

Una vez más, la razón había ganado al mundo oscuro de espectros, fantasmas y otros seres creados para que nos quedemos en casa, las leyendas se quedaron en leyendas y todo volvió a su cauce. Y menos mal, porque si no hubiese sido así, y de verdad hubiese niños como almas en pena llorando por las noches en los barrancos, seguramente hoy la naturaleza sería un lugar aterrador que hay que abandonar antes de la noche y no... el destino mágico de todas las noches que me quedan por pasar al aire libre.


Pardela cenicienta (Calonectris diomedea)

29 ago. 2011

Del papel a la sartén.

Algo recurrente en mí cuando visito un mercado, es buscar los puestos donde se exhiben los productos marinos y dejar vagar la vista por las distintas especies que hay a la venta: cangrejos que parecen guerreros medievales dentro de su armadura, morenas de dientes afilados y mirada agresiva, alfonsiños colorados con cara de susto, peces brillantes y húmedos... texturas y colores que son una provocación para el dibujante.

En algunas ocasiones, elijo algún pescado para pintarlo. Al pescadero le resulta curioso cuando pides un kilo de caballas y le dices... "A ÉSTA no la limpies ni le hagas nada y me la pones aparte". Como el que paga manda, te la envuelve aparte y santas pascuas. Pero la intriga se le ha instalado en el puesto y cada vez que repites la maniobra se miran entre ellos como diciendo, "...éste es el del pescado aparte sin limpiar....".

Varias visitas más tarde, ha surgido algo de confianza y el pescadero te pregunta ¿por qué esa manía de llevarte siempre un pescado aparte sin limpiar? Cuando se lo dices, entonces sí que te conviertes en un TIPO RARO, uno que compra pescados para pintarlos... En los años que llevo vendiendo pescado, ésto sí que no lo había visto nunca...

Todos se miran en el puesto con cara de circunstancias y tú te vas con el paquete (con un pescado aparte) mientras le preguntan al siguiente cliente ¿lo quiere limpio verdad? deseando que no se hayan vuelto todos locos y se dediquen a comprar el pescado para pintarlo en vez de para hacer una buena sartenada...

                                                    Caballa (Scomber colias) Acuarela sobre papel CANSON de 370 g


Pues eso, nada más gratificante que comprar el pescado y pintarlo... eso sí, y luego darte un homenaje gastronómico.

¡Que lo disfruten!




27 ago. 2011

Éramos unos bárbaros...

A veces cuando muestro las pinturas y dibujos pienso que a los visitantes del blog les podría resultar interesante saber, ¿qué motivó que me dedicara a pintar la naturaleza? En mi casa pintábamos todos pero yo, hacía años que no garabateaba nada en los papeles que se me ponían a tiro ¿por qué escogí ese camino entre tantos?

Esta foto lo podría explicar todo por sí misma, pero... mejor lo cuento.


En el año 89 comencé una estancia de dos cursos en la Escuela de Capataces Forestales de Cazorla, Jaen. En esos años, en que la ropa de montaña era la más caliente que había en casa, incluido el "sueterdelana" que me había hecho mi madre (en la foto), hice grandes amistades. Compañeros de pateos con los que recorrí la Sierra de Cazorla, ansiosos por descubrir aquel tremendo escenario natural. Barbudos y cargados de ropa para superar el frío invernal de la sierra, nos aventurábamos a desentrañar sus secretos usando, a veces, dos sacos de dormir de verano embutidos uno dentro del otro para suplir la falta de buenos materiales. Pero éramos felices y cada nueva especie de ave identificada, cada montaña que subíamos nos recompensaba con creces el frío y las incomodidades.

Para mí, que venía de Canarias, el encuentro con los grandes mamíferos (ciervos, gamos, cabras montesas, jabalíes, ...), las grandes rapaces, las serpientes... supuso un descubrimiento que, como una brújula, decidió de una vez por todas, el rumbo de mis pasos. Entonces llegó la primera guía de aves, la Heinzel y sus ilustraciones comenzaron a llenar mi cuaderno de clase, mientras un profesor de mecánica pensaba que apuntaba la ubicación de todas las tuercas de un Caterpillar de orugas.

Milagrosamente aprobé mecánica, pero lo importante es que, desde entonces, tengo la necesidad de volcar en el papel esos instantes y guiños que la naturaleza te deja descubrir.


Le dedico esta entrada a todos los "osos cavernosos" de aquellos años en Cazorla, especialmente a la memoria de Encarna Fernández Siles.

22 ago. 2011

La "señora" gorrión también fue retratada

En algunos casos, todo sale bien a la primera. A esta hembra de gorrión moruno la conseguí plasmar en unos 5 minutos, mientras me miraba desde mi mano izquierda preguntándose, tal vez, ¿qué me va a hacer este gigante que me tiene atrapada?


Transcurrido ese tiempo, el pájaro retornó feliz a su mundo entre los tarajales y yo me preparé para recibir otro ejemplar y realizar un dibujo más.

19 ago. 2011

La belleza cotidiana

En estas últimas semanas, he tenido la fantástica oportunidad de acompañar en su trabajo de campo al biólogo David Padilla. Sus estudios sobre los parásitos de las aves me han permitido mirar a las currucas, canarios, herrerillos, etc... cara a cara. Expresiones, carácter, la fuerza que muestran cuando los sostienes en la mano mientras los dibujas... son rasgos que percibes cuando tu mirada se cruza con la del pájaro, información imprescindible para que tus pinturas tengan "vida".

El cuaderno de campo, es la herramienta con que los dibujantes "tomamos la medida" al motivo a representar. En mi opinión, conocer el proceso facilita la valoración del trabajo final, por eso les muestro este apunte realizado en el sur de Tenerife recientemente. Muchas veces, aves tan comunes como el gorrión moruno pasan desapercibidas o simplemente son ignoradas ante la majestuosidad de las rapaces, la elegancia de las garzas o el bello trino del canario y el capirote.



En esta entrada reivindico la belleza cotidiana.


17 ago. 2011

No solo de "bichos" vive uno...

Esta Cresta de gallo (Isoplexis canariensis), la pinté hace unos años para la Guía del Albergue de Bolico en el Parque Rural de Teno. Es posiblemente una de las plantas carismáticas del monteverde tinerfeño, de una belleza tremenda cuando te sorprenden sus inflorescencias destacando sobre el verde profundo del bosque de la niebla.

16 ago. 2011

Correlimos común monocromo

Me gusta este ejercicio de luces y sombras porque posee la sobriedad de la pintura a un solo color y, a la vez, destila un aire como antiguo...  Resultó muy práctico olvidarme de los colores y centrar la atención únicamente en el juego de luces y sombras creadas. Espero que les guste.

15 ago. 2011

Coincidencias cromáticas

Hace unos meses reuní estos dibujos digitales en una página, en photoshop. A nivel plástico, el parecido de su combinación de colores lo hacía muy atractivo. Un color neutro debajo y ya está compuesta una lámina del micromundo de los chinches y las mariposas. Maravillas de la tecnología.

Alcaraván

Comienzo con la cabeza de un ave fascinante, tanto por sus peculiares hábitos como por su aspecto, EL ALCARAVÁN. He podido observarlo en pleno cortejo, realizando maniobras de despiste en las cercanías de su nido, formando grupos en la fase de dispersión juvenil... y siempre, me ha parecido haber recibido un regalo. Desarrollan su vida en medio de la nada, en zonas donde pocas plantas son capaces de sobrevivir, expuesto a la maresía y al rigor del sol de los llanos pedregosos de las Canarias orientales y, generación tras generación, alegran con su canto los atardeceres de los desiertos canarios.

Bienvenidos

Hola, quiero darles la bienvenida a este espacio donde, a partir de hoy, voy a mostrar mi trabajo creativo.

Aunque estoy centrado en la Pintura de la Naturaleza, o Wildlife Art como se conoce a nivel internacional esta corriente artística, también hay momentos en que la expresión necesita palabras, sonidos...

Por eso, encontrarán a medida que este blog vaya creciendo, llamadas a canciones, letras que se colarán entre dibujos y otros "elementos" cuyo único fin sea completar la propuesta sensorial que buscan en primera instancia mis pinturas.

Les agradezco su visita y espero que este espacio sea, a partir de ahora, un espacio común de los amantes de la belleza y la Naturaleza de este delicado planeta que habitamos.

Un fuerte abrazo

Fran Torrents