2 mar. 2012

Como un libro abierto

Como un libro abierto el mar se ofrece prometedor, como frontera que invita a buscar más allá de sus límites. Este apunte de uno de mis lugares preferidos para ir a pintar, los bajíos de Punta Hidalgo en el norte de Tenerife, me viene que ni pintado (nunca mejor dicho) para explicar lo que siento en este momento en que parto con poco equipaje y muchas ganas de vivir, de encontrar, de descubrir...



El ritmo de mi tiempo me lleva a marcharme en busca de nuevas fronteras que traspasar, países que me sorprendan y me hagan sentir vivo. Atrás quedan los fantasmas cotidianos, lo bueno y lo malo, familia, amigos, esos rincones personales que hacen de un lugar un sitio inimitable y un territorio que, tristemente, huele a quemado; delante un sinfín de experiencias, lugares por descubrir, gente que conocer y una naturaleza única y desconocida.

Comienza el viaje, se reanuda la aventura. Este blog va a ser el espacio en que volcaré las nuevas experiencias. Les invito a suscribirse como seguidores para que puedan compartir de manera inmediata, los nuevos colores que mancharán mi paleta, las aves y otros animales que me sorprenderán por su exotismo y exclusividad y la riqueza de conocer uno de los países del mundo con mayor población aborigen, donde persisten costumbres, ritos y usos cargados de un simbolismo que seguro me ayudarán a llenar muchas hojas de mi cuaderno de campo.

La próxima entrada intuyo, no será una entrada más.

Saludos y buena suerte a todos.

Fran Torrents.

6 comentarios:

Luis Torrents dijo...

Macu!

Carlos dijo...

Muy bonito!!

Ah!, y que la fuerza te acompañe!!

Mency dijo...

Esperaremos tus apuntes desde este lado del mundo.
¡Buena suerte querido amigo!

Unknown dijo...

Mil besos de colores, compañero!!

David dijo...

Hola compañero,
solo enviarte todo la buena energía y desearte lo mejor,

Mucha suerte con todo y a ser feliz

Un abrazo fuerte

David Padilla

Rosa F. Justicia dijo...

Que nada te frustre,no esperes nada, vive. Vivir ya es un hermoso regalo, cada imagen impresa en tu retina, cada dulce beso de la brisa en tu piel, son los mejores recuerdos que puedes compartir a la vuelta con los que te queremos. Un beso