22 abr. 2012

Últimos días en Northern Territory.


El territorio del norte me ha brindado la ocasión de conocer un montón de nuevas especies, tanto de aves como de reptiles y anfibios. Esta tierra rebosa de vida.

Le he cogido especial cariño a los atardeceres. Entre soberbias puestas de sol, impactantes y coloridas como si un imaginario pintor desease acabar de una vez por todas con los colores de su paleta, me he pasado horas viendo el trajín de bandos de cacatúas, cotorras e íbises que vuelan en busca de sus dormideros. Las primeras en desordenada formación, ruidosas hasta la exageración, los últimos, en clásica formación en V disciplinados y ahorrativos, sin titubeos.

Entre ellos, erráticas rapaces cruzan sus siluetas oscuras contrastadas por las formas blancas de las Little Corellas, pequeñas cacatúas blancas que recuerdan volando el movimiento de las garcillas bueyeras. Si tienes suerte, en este marco dinámico aparece la cigüeña de pico negro o Jabiru como lo conocen aquí, con sus rojas patas estiradas tras la cola, el pico, cabeza y cuello verde oscuro y un distintivo dibujo en blanco y negro en el paño de sus alas extendidas.

Si además, has sido previsor y te has apostado cerca de una pequeña laguna, puedes disfrutar del ajetreo de los patos, garzas y espátulas que engullen los últimos bocados del día. Comienzan los movimientos del Martinete australiano, pequeña garza nocturna que se mueve a gusto a partir del crepúsculo y los pajarillos, se dan los últimos baños de tierra en la rojiza pista aledaña. Y todo esto, a pocos kilómetros del último núcleo habitado.

De hecho, cualquier pista de tierra en la que he avanzado unos pocos cientos de metros han sido verdaderos filones para observar paseriformes (pajarillos pequeños). Desde el Crimson Finch, un pequeño pinzón de larga cola afilada y color carmín intenso, preciosa imagen comiendo semillas balanceándose en una espiga, hasta oropéndolas verdes con el pico rojo que emiten un sonido tan extraño que me costó asociarlo a un pájaro tan bonito.

En estos días he disfrutado de bocetar a lápiz, aquí les muestro algunos de los previos a las láminas definitivas. En este caso, esta Avefría ya la publiqué en una de las últimas entradas, pero puede resultar gráfico, observar el origen de los dibujos definitivos.



Una tarde tuve la suerte (o la desgracia, porque los mosquitos se dieron un banquete conmigo) de localizar un dormidero de Milanos silbadores. Llegó a haber siete milanos juntos en un árbol, y al rato, las cacatúas negras de cola roja llegaron con sus estruendosos cánticos y ocuparon un árbol cercano. Eran solo dos, pero aparentaban una multitud por la capacidad que tienen de armar revuelo.

Y... lo mejor de la tarde!!!!! Que hizo incluso que me olvidara de los mosquitos, los milanos y las cacatúas..... Tachánnnnnnn!!!!!!!!

Estaba tomando apuntes de los milanos con el telescopio y escuché un ruido en la maleza a unos treinta metros detrás de mí. Cogí los primáticos y antes de ponérmelos ante los ojos, descubrí una mirada curiosa y tranquila que me observaba entre las hierbas amarillentas: EL DINGO!!!!!!, esa especie entre el perro y el lobo que se calcula fue introducido desde Indonesia hace unos 4000 años. Un ejemplar de pelaje ocráceo perfectamente camuflado entre la hierba seca. Me miró unos segundos y con absoluta tranquilidad dio la vuelta y desapareció.

Un momento inolvidable que me transportó por unos instantes a la sabana africana, a la aparición de los grandes mamíferos entre acacias y espinos...

También he pasado largos ratos en pequeñas lagunas, que en esta zona hay muchísimas, observando y bocetando patos, algún Martín pescador y lo que se ha puesto delante.

Wandering Whistling-Duck en Marlow Lagoon.

Forest Kingfisher a partir de sketchs tomados en Marlow Lagoon.

A última hora de ayer, sábado, cuando volvía de visitar el Mary River National Park, me encontré con una desagradable sorpresa. El bicho más simpático y al que había podido observar en los alrededores de la casa varias veces, Tawny Frogmouth, había recibido un golpe, posiblemente de un coche y andaba desorientado por la pista de entrada. 

Al principio no me di cuenta y pensé que andaba tras una presa, pero cuando intenté avanzar y vi que no se apartaba decidí que debía echarle un vistazo. Se dejó coger con una ligera amenaza de su bocaza abierta. Inofensiva porque no tiene ni pico afilado que clavarte, ni fuerza en el pico para presionarte pero es su estrategia de defensa....


Lo cogí con cuidado y lo llevé a la casa. Como hoy domingo está cerrado el Centro de Recuperación lo mantenemos tranquilo en un transportín de perros que había por aquí y al menos ha pasado la noche seguro. Si como pienso, el mal proviene de un hecho humano, es justo que los humanos lo corrijamos. Ahora he aprovechado para hacerle bocetos e intentar plasmar ese increíble plumaje de camuflaje, repleto de manchas irregulares, líneas y puntos que buscan confundir a su propietario con la hojarasca, las ramas o cualquier rincón de la vegetación donde pasa los días disimulando y esperando que la noche le permita salir a la caza de los pequeños animalillos que componen su dieta.

Bueno, posiblemente en pocos días abandone este territorio, al menos temporalmente. Ya veremos qué nos depara en el futuro esta singladura australiana. Nos vemos en la próxima entrada. 

Mucha suerte.

Fran Torrents.

8 comentarios:

Jose A. Sencianes Ortega dijo...

Que buenos apuntes! le has pillado la expresión perfectamente a esa avefría australiana. Buen viaje!! UN abrazo

F. Torrents dijo...

Gracias Jose, están saliendo cositas curiosas....
Un abrazo
Fran

Lola dijo...

Se lee y se vive.... gracias de nuevo, me has recordado la única vez que vi el lince y sin buscarlo... Disfrutaba del último día de vacaciones allá por el verano de 2010 de mi amada Sierra de Andújar en la tranquilidad del Río Jándula... me monté en el coche para marchar a mi Ciudad y cinco minutos después creo que vino a despedirse.... me miro largo rato y se dio la vuelta tranquilamente... una gozada de experiencia. Hoy si has compartido dibujos, gracias. Disfruta lo que te queda y seguro que volverás. Un abrazo Fran

F. Torrents dijo...

Gracias Lola, entiendo lo que cuentas, esas sensaciones es difícil contarlas si no has vivido algo parecido. Me alegro de que hayas visto al lince, yo todavía lo tengo pendiente... tendré que volver por esa península.

Un abrazo y gracias por seguir esta modesta travesía.
Fran

Sandra dijo...

Que buenas sensaciones al leer tus textos! Consigues que sea lo más parecido a estar allí. Besos

F. Torrents dijo...

Me alegro Sandra, dentro de poco publicaré un resumen de esta primera parte del viaje.
Un abrazo
fran

Biblioteca Municipal de La Orotava dijo...

Felicidades Fran, un trabajo cojonudo. Muy interesante y muy bien hecho. Me recuerdas a los exploradores ingleses del s. xix...envidia sana que le entra a uno. Un abrazo.

F. Torrents dijo...

Gracias Alfonso, es una de las comparaciones más emocionantes que me han hecho, un abrazo
Fran